Dom. Jul 21st, 2024

Sexo Tántrico: Concepto y posturas

Jun 16, 2024
pareja practicando sexo tántrico

El sexo tántrico es una práctica sexual que necesita aprendizaje, capacitación y paciencia. Así mismo, es una tendencia que se usa cada vez más entre las parejas que quieren huir de la rutina y conectar de una forma más profunda.

Mediante el sexo tántrico se busca conseguir placer mediante la exploración de los sentidos más allá del coito. Por eso, es necesario saber bien cómo funciona y conocer ejercicios de respiración y relajación para que el fin último sea el placer máximo.

Sexo tántrico: ¿qué es?

La realidad es que no existe en sexo tántrico como tal, sino que se practica el Tantra. Aunque en occidente se asemeje a la práctica sexual, en Tantra va más allá, puesto que es una experiencia holística de origen budista donde se busca que la persona sea consciente de lo que les rodea y sucede entre su cuerpo y su energía interna.

Se basa en el existencialismo y momento presente. De forma indirecta, esa actitud ante la vida afecta a la sexualidad, pues provoca que la persona conecte con su ser y el de su pareja. En este sentido, el sexo tántrico es similar a otras experiencias desarrolladas en el ámbito de la Psicología basadas en la meditación, como el Mindfulness.

Quienes aplican el Tantra a la vida sexual, entienden que este les permite vivir con más libertad y les permite desarrollar los sentidos y la forma de amar a los demás. El Tantra, en este sentido, intensifica la experiencia sexual porque entiende de un modo distinto la práctica sexual, donde cuerpo y mente se fusionan, haciendo que las experiencias y las sensaciones se intensifiquen.

pareja feliz en una cama

Cómo prepararse

Hay ciertas pautas que podemos hacer (o nuestra pareja) para ayudar a prepararnos para el sexo tántrico. Algunos pueden ser:

  • Reservar un tiempo. El sexo tántrico se basa en moverse lentamente y enfocarse en el presente, por lo que su práctica puede durar una hora o más. Por eso, es importante reservar un tiempo para la total involucración y disfrutar de la experiencia.
  • Encontrar el lugar ideal. El entorno tiene un papel importante en el sexo tántrico. Lo idóneo es que sea un lugar relajante con una temperatura agradable. Incluso se puede optar por bajar la intensidad de las luces, encender una vela o escuchar música relajante.
  • Leer más sobre el tema. Cuantos más conocimientos tengamos sobre el sexo tántrico, más estaremos preparados.
  • Preparar la mente. Enfocarse en el momento presente puede ser complicado si la persona está en tensión o tiene demasiadas cosas en la cabeza. Meditar, hacer un masaje o estiramientos puede ayudar a tener la mente más clara.

Ejercicios clave para hacer sexo tántrico

Para lograr disfrutar por completo del sexo tántrico tenemos que realizar una serie de ejercicios que nos va a ayudar a lograrlo. Se pueden hacer todos o algunos de ellos.

El presente sagrado

En el Tantra, el tiempo presente se considera “sagrado”. Para echar a un lado los pensamientos, ideas, recuerdo o imaginaciones, es necesario abrirse a la otra persona y tomar conciencia del lugar y todas las sensaciones que te provoca la pareja. Esto se puede lograr mediante la práctica de respiración tántrica.

Para lograrlo, se puede realizar justo antes del encuentro sexual, donde nos colocamos frente a la pareja, uno frente a otro. La respiración tántrica se usa para para relajar al otro y controlar el proceso de la respiración por la nariz. Hay que mantener los ojos cerrados y dura, al menos, cinco minutos hasta que ambos fusionan sus respiraciones. De esta forma conectamos con la pareja y disfrutamos de la experiencia como una única entidad.

Contacto visual

El contacto visual es una de las características innatas en el ser humano, hasta el punto que aparece durante las etapas tempranas del desarrollo y, si no se da, ya es un signo de la existencia de un trastorno.

Nuestro cerebro detecta y reconoce matices leves en el movimiento de los músculos de los ojos del otro, denotando así gran parte del lenguaje no verbal que mostramos a los demás. Para conseguir esta conexión, solo tenemos que sentarnos desnudos frente a la pareja y “descifrar” qué siente el otro.

Los chakras (centros de energía)

Hablar de Tantra también es enfocarnos en los Chakras o centros de energía del cuerpo. Es decir, el sexo tántrico permite el intercambio de energía entre los miembros en las relaciones íntimas. En total son 7 chakras y se puede trabajar con todos ellos en el sexo tántrico.

Para tratar cada uno, nos tenemos que poner boca abajo y la pareja realizará un masaje por todo el cuerpo, desde los pies hasta la cabeza y pasando por los 7 chakras. Posteriormente, hacemos lo mismo poniéndonos boca arriba. Cuando termine este paso, la pareja cambia de roles siguiendo los mismos pasos.

Los chakras en el sexo tántrico

Exploración del valle

El Tantra se conoce como el culto a lo femenino, ya que la mujer supone la figura creadora de vida y el cuidado que necesita por los ciclos y tiempos en la práctica sexual. En este sentido, el hombre prestará su esencia y acompañamiento para el disfrute de la mujer. Para trabajarlo, el hombre ha de mostrar atención plena y receptiva hacia el cuerpo de su pareja.

Los distintos ritmos

Los seres humanos destacamos por tener una gran capacidad de adaptación y habituación de forma innata. Esto hace que sea necesario ir cambiando los ritmos durante el encuentro íntimo con la pareja. El cambio de intensidad y ritmos aumenta la excitación y ayuda a tener orgasmos más fuertes.

Dominio del orgasmo valle

La eyaculación se entiende como el resultado de un orgasmo pico, que termina en poco tiempo y con una explosión de energía. Pero su dominio puede llevar al orgasmo valle, donde la erección no cede y se puede disfrutar más de la relación íntima.

Una técnica para mejorar esto es la práctica de detenerte justo en el momento en que se va a eyacular. Tras este pequeño parón, se puede volver a la acción. Todo esto se consigue realizando la escucha activa y trabajando con uno mismo.

Posiciones para realizar el sexo tántrico

chica disfrutando de sexo tántrico

Existen muchas posiciones que las personas pueden probar durante el sexo tántrico. Algunas de las que nos podemos encontrar:

Yab-yum

Una de las parejas se sienta con las piernas cruzadas y la otra hace lo propio en el regazo de la pareja, enlazando las piernas alrededor de la cintura. En ese momento se intenta sincronizar las respiraciones y, si se desea, se pueden frotar los genitales unos con otros, iniciar el coito o, bien, enfocarse en ese momento.

Esta posición también es buena para realizarla con uno mismo, basta con sentarse con las piernas cruzadas, como si se meditase y respirar profundamente.

El arco relajado

Una de las dos personas se sienta en la cama o el suelo con las piernas rectas. La otra se coloca de rodillas y se sienta en el regazo de la pareja. La pareja que está encima se inclina lentamente hacia atrás y coloca su cabeza entre las piernas de la pareja durante el acto íntimo.

La fusión

Es una de las posturas más relajantes y lentas, donde el acto se realiza en movimientos profundos y circulares. Se busca el placer pausado, dar toda la energía sexual y buscar la conexión perfecta.

En resumen, el sexo tántrico permite conocernos a nosotros mismos y a nuestra pareja de una forma más profunda a nivel espiritual y corporal. Solo así se conseguirán experiencias sexuales más plenas y a otro nivel. Sin duda, es totalmente recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *