Vie. May 17th, 2024

Fingering: Consejos para disfrutarlo

May 11, 2024
finguering

El fingering no es únicamente una técnica que nos ayudará a conseguir orgasmos estupendos, sino también es una manera de aumentar la confianza en nuestra pareja. Aunque las manos son básicas para el sexo, normalmente su función no se valora ni se tiene en cuenta. Si queremos sacarles el máximo provecho, una buena opción es aplicar el fingering. Esta práctica sexual se puede hacer solo o acompañado, siendo una de las más versátiles

¿Qué es el fingering?

El fingering o “dedeo” es una práctica sexual que no solo se utiliza para conseguir orgasmos sin penetración, sino también es ideal para explorar la zona íntima y descubrir qué es lo que nos gusta de verdad.

En otras palabras, es la estimulación manual o masturbación del clítoris, vulva vagina e, incluso, el ano usando únicamente los dedos.

Beneficios del fingering

Esta técnica es una práctica sexual muy beneficiosa. Ya que, además del placer propio que se experimenta, también tiene muchos beneficios que merecen la pena ser aportados:

  • Mejora la vida sexual, ya sea haciéndolo en solitario o con la pareja. Si sabemos lo que nos gusta, también podremos transmitirlo a la pareja.
  • Liberamos estrés al conseguir con la estimulación un estado de relajación gracias a las endorfinas que se liberan.
  • Los orgasmos serán más intensos, ya que nos conocemos mejor y sabemos qué nos gusta.
  • Llegaremos mejor al clímax. Cuanto más practiquemos, más control tendremos sobre cómo y cuándo llegar al orgasmo.
  • Nos ayudará a conciliar el sueño (puesto que relaja).
  • Nos ayudará a prevenir infecciones.
  • Alivia los dolores menstruales.
  • En caso de que seamos hombres, mejora la calidad y cantidad de esperma.
chica practicando fingering

Recomendaciones para hacer fingering

Pero para poder hacer fingering, hemos de tener una serie de precauciones y recomendaciones para así evitar algún tipo de daño que haga que no disfrutemos de la experiencia.

  • Las manos hidratadas. Las manos están en contacto con todo lo que tocamos y, además, están expuestas al sol y al frío. Por eso, es importante que estén bien hidratadas para evitar sequedad y grietas que pueden hacer que el fingering una experiencia desagradable.
  • Limar las uñas. Tener las uñas cortas y limadas es más que la simple estética. Con esta técnica tenemos que tener cuidado de no crear alguna fisura de la zona íntima. Nos tenemos que asegurar de que estén lisas y suaves.
  • Buena higiene. Tener las manos limpias es esencial para hacer esta práctica. Tenemos que recordar que la zona íntima posee su propio pH y los agentes externos pueden alterarlo provocando infecciones.
  • Esmalte de uñas no, mejor de gel. Durante el dedeo, fragmentos del esmalte se pueden quedar dentro de ti. Es mejor optar por una manicura de gel para evitar que esto ocurra.
  • Usa lubricante. En el fingering, la lubricación natural de la zona íntima no es bastante. Un lubricante puede maximizar la sensación de humedad y conseguir una sensación suave y sedosa. Si se utiliza, es mejor optar por una libre de compuestos basados en azúcar para que no se produzcan infecciones.
Chica haciéndose fingering

¿Cómo hacer fingering?

No existen instrucciones precisas de cómo hacer el fingering, puesto que cada cuerpo es diferente y todo un mundo. Sin embargo, podemos utilizar estos consejos básicos para conseguir una experiencia placentera óptima.

La excitación como primer paso

Ya sean tus manos o manos extras, excitarse es el primer paso para emplear el fingering. La piel es el órgano más grande del cuerpo, por lo que se puede comenzar con unas caricias para entornarnos. Si estamos en pareja, comenzamos con besos y juegos previos.

Comodidad

Lo ideal es tumbarse boca arriba y colocar un cojín bajo las lumbares para que la pelvis quede elevada y se consiga una experiencia mucho más placentera.

Exploración con un solo dedo

La exploración inicial es mejor que sea lenta y pausada. Tenemos que recordar que los dedos son rígidos y, al contrario que el pene, no lubrican. Por eso, el primer contacto ha de ser suave. Esto nos ayudará a comprobar qué tanto está lubricada la vagina y, si no lo está, usar lubricante.

Jugar con el clítoris

El clítoris también se conoce como el botón del placer, ya que hay mujeres que tienen orgasmos con únicamente con estimularlo, al ser una zona muy sensible. Podemos encender las terminaciones nerviosas acariciando de forma circular, con golpeteos suaves o rápidos y apretándolo suavemente. Así como realizar movimientos ascendentes y descendentes hasta llegar a la vagina.

Cuidar la velocidad

Si estamos solas, podemos elegir la velocidad de los movimientos, pero en pareja no es tan sencillo. Si va muy lento o muy rápido para nuestro gusto, puedes ayudar a dirigir a tu pareja y mostrarle como aumentar o disminuir la intensidad. Incluso, indicar el momento ideal para introducir los dedos en la vagina y alcanzar el punto G.

Chica con flor amarilla entre las piernas

Cómo realizar de fingering

A continuación, te mostramos a mostrar algunos pasos y técnicas para practicar fingering. Solo hace falta ponerse manos a la obra, sola o en pareja.

Ven entrando poco a poco

Se puede acariciar el clítoris, siempre usando lubricante en los dedos, puesto que tenemos que recordar que es una zona sensible. Así que podemos colocar bien nosotras o nuestra pareja las yemas de los dedos sobre el clítoris con un poco de lubricante y realizar movimientos suaves, evitando las fricciones molestas. Comenzamos primero masajeando alrededor del clítoris y luego encima.

Ligera penetración

Dependerá del tipo de mujer, pero muchas pueden desear que pasemos a una entrada superficial de la vagina. Eso sí, hay que tener en cuenta que hay mujeres que en esta zona tienen mayor sensibilidad que otras y prefieren que nos centremos en el clítoris.

Si realizamos la penetración, introducimos el dedo índice o el corazón al principio y, posteriormente, introducimos los dos a la vez para conseguir una mayor estimulación de la zona. Pero no hay que empezar moverlos hacia dentro y fuera, es bueno comenzar rozando poco a poco las paredes de la vagina en círculos para acariciar la mayor zona posible y logrando más placer.

Para que el momento sea perfecto, acaricia a la vez el clítoris y usa un poco de lubricante.

Movimiento ‘Ven aquí’

Ahora que ya estamos dentro, es el momento de realizar la técnica “ven aquí”, en el lugar justo donde se sitúa el punto G que permite ampliar el orgasmo y conseguir mayores cotas de placer. Para encontrar la zona idónea de la vagina, tenemos que colocar el dedo a tres o cuatro centímetros de la entrada de la vagina hasta que notemos una textura semejante al paladar. Es el lugar exacto del punto G.

Realizamos círculos y movimientos hacia adelante y hacia atrás con el dedo o con el dildo. Y sabremos que es lugar correcto ya que sentiremos una sensibilidad especial en esa zona al tocar ahí, así como ganas de orinar. Suele ocurrir que, al estimular esa zona, se produce una sensación similar a la necesidad de orinar.

En conclusión, el fíngering es una práctica muy placentera que nos ayudará a conseguir increíbles orgasmos usando únicamente los dedos, así como la capacidad para conocer nuestra zona íntima y qué es lo que más nos gusta. Eso conlleva a que mejoremos nuestros orgasmos y ayudar a nuestra pareja a conocer cómo es la mejor forma de hacernos vibrar de placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *