Jue. Jun 13th, 2024

Disforia Postcoital: Síntomas y Causas

May 11, 2024
disforia postcoital sintomas y causas

El sexo es un acto que, para la gran mayoría de las personas, es placentera. Es algo deseable y satisfactorio habitualmente, que solemos disfrutar del proceso y, una vez terminada la interacción y llegados al orgasmo, aparecen las sensaciones de satisfacción y relajación. Aunque eso no siempre es así, y más cuando se sufre disforia postcoital.

En las personas que sufren este trastorno, tras el clímax aparecen los sentimientos de tristeza y angustia y aquí te vamos a contar qué es, sus síntomas y las causas que lo provocan.

¿Qué es la disforia postcoital?

La disforia postcoital o la depresión post-coito a un síndrome que se caracteriza por tener sensaciones y sentimientos de tristeza, melancolía o malestar posterior al coito. Así mismo, también suele aflorar angustia, desasosiego, inquietud, sensación de vacío e irritabilidad. Es una situación que aparece tras mantener relaciones sexuales o tras la masturbación.

Hay que recalcar que esto no se produce por una relación sexual insatisfactoria, puesto que la relación ha podido ser placentera por ambas partes y deseada por la persona que padece la disforia. La depresión post-coito (aunque la denominación no es exactamente acertada) suele aparecer inmediatamente o justo después del orgasmo, pudiendo desaparecer en minutos o, por el contrario, alargarse varios días.

¿Qué dicen los estudios?

Los sentimientos de irritabilidad, ansiedad, enfado, apatía o cambio de humor pueden darse tanto en hombre como en mujeres tras la práctica sexual. Por lo que la disforia no es una cuestión de género y no suele darse siempre con la pareja, aunque sí de forma recurrente y normalizada.

Algunos estudios establecen que un 56% de las mujeres ha sufrido alguna vez la disforia postcoital sexual (DPS), mientras que en los hombres ronda el 41%. Por fortuna, los niveles suelen bajar de manera considerable cuando hablamos de las últimas relaciones.

Entre un 4% al 6% de los encuestados en estos estudios, cuando se les preguntaron por las relaciones sexuales en las últimas semanas, cerca del 5% respondieron que vivieron una situación de disforia.

Por suerte, la psicología y la fisiología pueden aclarar muy bien el porqué se produce esta disfunción tanto en hombres como mujeres.

pareja distanciada

¿Quién lo sufre?

Este síndrome no es actual, ya hay referencias a él desde la antigüedad, aunque tradicionalmente se ha considerado que es algo específico de las mujeres a cierta edad. Pero la verdad es que aparece en ambos sexos y a cualquier edad.

Si bien es cierto que se da aparentemente en el sexo femenino, aunque hay que recalcar que, en general, han sido pocos los estudios realizados con hombres en relación a este problema.

Aunque es un síndrome poco reconocido, estudios han demostrado que son más frecuentes de lo que parece, variando el porcentaje de afectados según el estudio. Además, la disforia no está siempre presente y es habitual que aparezca en momentos puntuales de forma esporádica, siendo un problema cuando se da de manera continua.

Síntomas y repercusiones

La disforia postcoital es muy poco reconocida a nivel social y puede tener consecuencias en la vida sexual de quien lo padece. Normalmente, su existencia es vivida con culpabilidad y malestar por parte de quien lo experimenta, ya que hay cierta presión de que debería sentirse satisfacción y no se comprende bien las propias reacciones.

También se puede desarrollar miedo a que aparezcan conflictos en la pareja e, incluso, evitar el contacto sexual. Además, cabe el hecho de que es una situación que es ocultada y vivida con vergüenza.

De igual modo, la pareja se puede sentir poco competente o deseada ante las reacciones de la persona con disforia, teniendo como consecuencia conflictos de pareja y otras reacciones como la aversión sexual.

Posibles causas de la disforia postcoital

Ya desde la antigüedad se ha intentado dar solución y explicación a la disforia sexual, a nivel de aparición, ya sea puntual o consistente. Hoy en día, conocemos qué es, aunque las causas de su aparición siguen siendo estudiadas y existen varias teorías.

Causa hormonal

Una de las teorías defiende que las causas son principalmente neuroquímicas, puesto que tras el orgasmo se liberan hormonas que contrarrestan las hormonas del placer, apareciendo de este modo la tristeza y el bajo estado de ánimo.

Las hormonas causantes del placer son la dopamina, la endorfina y la oxitocina. Todas ellas están vinculadas a la realización del acto sexual y llegada al clímax, provocando una gran satisfacción y felicidad, así como ausencia de dolor.

Educación restrictiva

Otra teoría, compatible con la anterior, señala que la disforia puede ser provocada como causa de una educación restrictiva, religiosa y muy dura, donde todo lo relacionado con el sexo se vive con miedo y culpa.

Situaciones traumáticas

Otra opción es que sea como consecuencia de una situación traumática como pueden ser los abusos sexuales infantiles o violaciones. En este sentido, se vincula una relación de disfrute y consentida con el suceso abusivo vivido, provocando tristeza, angustia y rechazo al disfrute sexual.

Así mismo, puede asociarse con un sentimiento de culpa ante el hecho realizado. Es común que aparezca en personas adúlteras o que mantienen varias parejas sexuales al mismo tiempo. Normalmente estas personas hacen estos hechos a consecuencia de intentar llenar vacíos personales.

qué es la disfofria postcoital

Finalización de la unión con la pareja

También hay una corriente que señala que la tristeza se produce a que se termina el acto de unión con la pareja. Durante el sexo, las sensaciones y emociones son intensas y la unión es completa. Cuando termina y desaparece la idealización de la unión, entonces es cuando aparece el sentimiento de tristeza.

La angustia o malestar también puede venir por la presencia de posibles dificultades en la pareja o que la relación únicamente se base en el sexo.

Tratamiento de la disforia postcoital

A nivel de uno mismo y con su pareja, es recomendable que el objetivo a perseguir no sea únicamente el orgasmo, sino que haya mayores interacciones entre los miembros de la pareja, disfrutando de actividades como acariciarse o abrazarse, salvo que eso genere incomodidad a los que sufren disforia. Se pueden realizar actividades como:

  • Caricias. Acariciar tras el sexo hace que el afectado/a se sienta más querido/a.
  • Dormir. Abrazar a la pareja es una de las mejores soluciones para conseguir mejorar la autoestima. Nos sentimos bien cuando estamos cerca de la persona a la que queremos.
  • Charlar. Tras el sexo nos relajamos y evitamos los pensamientos negativos. Es el momento justo para tener conversaciones cariñosas y cómplices.

Como hemos podido ver, la disforia post-coital puede durar minutos o días, todo depende la persona, pero siempre podemos poner soluciones como acudir a un sexólogo o un psicólogo para contar qué pasa y que nos puedan ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *