Saltar al contenido

Guía para hablar con tu hijo de 8 a 10 años sobre sexualidad y sexo

Los niños siempre tendrán inquietudes sobre su cuerpo y lo padres deben conversar con ellos sobre el tema y así reforzar los lazos de comunicación y confianza con los hijos.

Los padres son quienes deben responder a las dudas de sus hijos antes de estos busquen respuestas por otro lado. Cuando los niños tienen entre 8 y 10 años, es fundamental afianzar en ello los valores, considerando que abordar el tema del sexo y la sexualidad es un tema obligado entre padres e hijos.

¿Qué debes enseñarle sobre su cuerpo?

Un error típico en el que incurren los padres cuando no saben tratar ciertos temas con sus hijos, es decir: «¡eso lo enseñan en la escuela!». Sin embaro, esto no es así. Son los padres quienes deben guiar a los hijos en la exploración de sus cuerpos para que estos asimilen correctamente las similitudes y diferencias entre ambos sexos.

Una buena comunicación con los hijos permite hablarles de sus cuerpos sin que estos se sientan incómodos, así en un futuro será más fácil sostener conversaciones sobre temas relacionados con sus partes íntimas, su cuidado y el sexo, contenidos relevantes a medida que se acerca la pubertad.

Hay niños extrovertidos y hablan tranquilamente con sus padres; otros son tímidos y no buscan conversar por iniciativa propia, entonces, son los padres quienes deben propiciarlas y ganarse su confianza para que estos puedan expresarse sin temor.

Ante cualquier conversación, las cosas deben llamarse por su nombre. No hay nada de malo en que los niños sepan qué es vagina o pene, lo erróneo es darle nombres distintos. Leer libros acerca del tema junto con los hijos es útil para que ellos aclaren dudas sobre el sexo y los cambios corporales que experimentarán al ir creciendo. Por eso, es fundamental fomentarles el amor y el respeto propio, preocupándonos más por su salud y el fortalecimiento de sus habilidades.

¿Debes hablarle sobre identidad y género?

Desde la edad escolar los niños empiezan a entender su identidad de género, por eso debemos enseñarles qué significa eso y cuál es las diferencias entre niños y niñas. La guía de los padres es trascendente para que los niños se fijen metas y busquen ejemplos a seguir. Mostrarles cómo personas LGBTQ han desafiado los estereotipos y han alcanzado el éxito en el mundo empresarial, deportivo, artístico y musical entre otros sería algo positivo.

Debemos hacer que los niños comprendan que, así como no todos los cuerpos son iguales, tampoco lo son las familias. Si tu hijo llega a casa preguntando por qué un amiguito tiene dos papás o dos mamás, debes estar preparado para darle una respuesta clara.

¿Cómo hablo sobre los roles de género y estereotipos con mis hijos?

Los niños asumen los comportamientos que ven en casa, reflejándolos en su conducta y en cómo se comunican y tratan con los demás. La casa, la escuela y los medios de comunicación están cargados de estereotipos de género, lo cual influye significativamente en los niños; por ejemplo, asociar el fútbol como algo de varones y la danza como algo de niñas.

Al marcar estereotipos se limitan los intereses de los niños y se coartan sus potenciales deportivos, artísticas o simplemente se les restringe su sociabilidad. Conocer a los hijos, observarlos, identificar sus conductas y gustos nos permitirá ofrecerles alternativas, dejando que ellos escojan en qué actividades desean participar.

Lo que no deben dejar de hacer los padres es hablar a sus hijos de la vida, de la familia, de cómo se conocieron papá y mamá, del noviazgo, del matrimonio, en fin, de las relaciones entre parejas.

¿Cómo sé si mi hijo/a es transgénero o genero no-conformista?

Ser transgénero implica que la hembra o el varón se identifican con un género distinto al suyo. Ser género no-conformista significa que su identidad de género no se pliega a los patrones tradicionales de lo qué es hombre o mujer.

Pueden observarse expresiones transgéneros en niños de 2 años, pero es más seguro que se manifiesten durante la pubertad, momento en que su madurez les permite asimilar sus verdaderos gustos y les ayuda a exteriorizar quienes son realmente. Si observas que tu hijo tiene expresiones transgéneros, bríndale apoyo e información.

Igualmente, puedes recurrir a un especialista para que los guié en el proceso. De hecho, sería un error rechazarlos o pretender hacerlos cambiar, esto puede perjudicar su estabilidad emocional, llevándolos a sufrir trastornos mentales y en ocasiones, atentar contra sus vidas.

¿Cómo creo un espacio seguro para mi hijo/a transgénero o género no-conformista?

El lugar más seguro es aquel en el que tu hijo sea respetado y aceptado, donde no se sienta acosado, criticado e incluso violentado por personas homofóbicas o intolerantes. El primer espacio seguro debe ser el hogar, allí el niño debe tener la posibilidad de desarrollarse normalmente.

En casa se atienden sus necesidades y podemos observarlos detenidamente. Si advertimos cambios como depresión, ansiedad o temor, podemos actuar con celeridad y si es necesario, buscar ayuda.

¿Cómo hablar a un niño de primaria sobre habilidades sociales y relaciones?

Desde que el niño comienza la escuela experimenta lo positivo y lo negativo de socializar, por lo que es pertinente fortalecer sus valores de respeto y convivencia, así como infundirle buenas relaciones de amistad para que éstos sean más sociables, receptivos y comunicativos.

Hablar en casa y en la escuela del valor de la amistad, del compañerismo y el respeto por los demás es perfecto para que los niños cultiven buenas relaciones y habilidades sociales.

¿Cómo hablo con mi hijo/a sobre respetar los límites y consentimientos?

El consentimiento va de la mano con el respeto. Los padres deben fomentar en sus hijos el respeto por las cosas y el espacio de los más. Todo tiene un límite y los niños deben aprender a conocerlos para no sobrepasarlos.

Por eso, es necesario inculcar y fortalecer en los hijos el correcto discernimiento, para que sepan diferenciar lo bueno de lo malo y para que, con sus acciones, no lastimen a otros niños.

¿Qué enseñarle a un niño sobre seguridad personal?

Una regla básica es la disciplina. Los niños deben acatar y respetar las decisiones de los padres y entender que lo que ellos hacen es por su bien. Son medidas de seguridad que los padres sepan quienes son los padres de sus compañeros, qué hacen los niños cuando se reúnen en casa y con quién hablan por teléfono, por citar unos ejemplos.

¿Cómo hablo con mis hijos sobre la seguridad en internet?

Los padres tienen que hacerle saber a los hijos las cosas negativas y positivas de Internet, explicándoles porque no deben compartir información personal o datos que arriesguen su seguridad. Los menores deben aceptar que sus padres monitoreen su acceso a Internet, que revisen los contenidos que están explotando y mantengan vigilados los chats, si tienen el permiso de usar redes sociales.

¿Cómo hablo con mis hijos sobre el bullying?

Los niños bien formados y con la guía correcta de padres y maestros saben cuando sus acciones lastiman a otros, por eso debemos hablarles sobre qué es el bullying y cómo este afecta a los niños.

Una manera de entender el bullying es viendo películas, para que luego, los niños expresen sus opiniones al respecto y podamos encaminarlos a tomar posición en contra del bullying y de cómo manejarlo en la escuela.

¿Cómo ayudo a prevenir un potencial abuso a mi hijo/a?

El abuso infantil es un temor siempre presente, pero es posible prevenir a los hijos enseñándoles cosas como no recibir nada de extraños, ni alejarse de la casa o la escuela con desconocidos. También deben tomarse previsiones en casa y en la comunidad; es reconocido que muchos abusos infantiles son cometidos por familiares o vecinos, por eso debemos estar atentos de quienes nos rodean.

Pero lo más importante es que el niño entienda que no debe permitir que alguien quiera tocarlo y que debe contar a sus padres inmediatamente si algo así le sucede. Los niños deben tener claros quiénes son los únicos que pueden tocar su cuerpo y por qué.

¿Qué hacer sí mi hijo/a ha sido abusado/a?

Para los padres es difícil asimilar que hayan abusado de un hijo. Es probable que el niño/a, por miedo, no diga nada, pero los padres deben ser muy perceptivos y estar atentos a posibles señales. Muchas veces los niños cambian su comportamiento después de un abuso, se retraen y no dejan que ni sus padres los toquen.

Esa es una señal de un posible abuso y se debe actuar de inmediato.

¿Debes hablarle de la violación?

Es importante hablarles a los hijos de los peligros que existen cuando están lejos de sus padres, esto le permitirá tener herramientas para definir o percibir cuando alguien tiene actitudes extrañas.

El tema de la violación es muy delicado y cuando los hijos son muy pequeños es difícil hacerles entender qué es una violación, lo importante es que ellos comprendan que hay personas enfermas que no miden sus acciones.

¿Cómo tratar el embarazo de manera natural?

Hablar de embarazo debe ser algo natural ya que los niños quieren saber cómo vinieron al mundo. Se debe hablar de cómo dos personas, siempre respetandose, mantienen relaciones sexuales y cómo los espermatozoides fecundan el óvulo.

¿Tema tabú: el sexo en sí mismo?

El tema del sexo sigue siendo tabú en muchas culturas; sin embargo, con el acceso a la información y las relaciones comunicacionales entre padres e hijos, las nuevas generaciones son más abiertas al tema.

Mientras el sexo siga siendo tabú, será más complicado la adaptación y aceptación de los niños tansgénero. A mayor tabú, menor posibilidad de expresarse, relacionarse y por ende, ser aceptados.

¿Qué hago si veo a mi hijo/a masturbandose?

¡No te desesperes! Está comprobado que los adolescentes se autoestimulan, esto es parte de la exploración que hacen de su cuerpo y no es lo mismo que en los adolescentes.

Los padres deben tomar una actitud orientadora enseñándoles, por ejemplo, que eso es algo muy privado y que no deben hacerlo en cualquier sitio. Hay que dar a los hijos educación sexual desde temprana edad.

¿Qué hacer sí mi hijo/a me descubre teniendo sexo?

Lo primero es mantener la calma. Pero esto se puede evitar tomado las previsiones necesarias. Una es enseñar a los hijos a respetar la intimidad de los padres o simplemente a tocar la puerta antes de entrar.

Si te pasa, no actúes en contra del niño, explícale que esas son cosas propias de las parejas que se quieren. Entre más grandes, mas nociones de sexo tienen y entonces puedes tener una conversación más honesta con ellos.

5 libros para hablar de sexo con los niños

Puedes reforzar lo que converses con tus hijos si les alientas a incursionar en lecturas especiales para que entiendan de sexo, de sus cambios corporales, de la fecundación y el embarazo, entre otros. Aquí cinco textos que te pueden servir de ayuda:

  1. Cuéntamelo todo
  2. ¿Cómo se hacen los niños?
  3. ¿Qué me está pasando?
  4. ¿De dónde venimos?
  5. Preguntas y respuestas sobre sexualidad