Saltar al contenido

Como usar un vibrador: tips para conseguir una experiencia única

octubre 22, 2020

Seguramente más de una vez te has preguntado cómo usar un vibrador y por qué las mujeres cada día sienten una curiosidad mayor por estos aparatos. El placer sexual, ya sea individual o en pareja, tiene muchas formas diferentes y, gracias a los consoladores podemos entrar en otra forma de llegar al clímax. Si es tu primera vez, ahora que por fin te has desecho de todos los tabúes, te daremos una serie de consejos y recomendaciones que sin duda enriquecerán tu experiencia.

¿Por qué usar un vibrador?

Aunque tengamos una vida sexual activa y satisfactoria, el uso del vibrador puede abrirnos otros horizontes. El hecho de tener pareja o de poder conseguir un orgasmo de manera manual no quiere decir que debamos privarnos de accesorios que nos hacen la experiencia no solo más fácil sino también un pequeño descubrimiento. Aunque seamos autosuficientes a la hora de llegar al clímax, la introducción de un juguete nuevo en nuestro catálogo es un apoyo a la variedad.

Si no sabes cómo usar un vibrador no es que tengas una excusa para no hacerte con uno. Desde los manuales que tienes en Internet hasta las mismas instrucciones que vienen con el instrumental nos ayudan a saber por dónde tenemos que ir. En cualquier caso, tras la primera vez lo mejor es que vayas experimentando con tu propio cuerpo porque solo así descubrirás qué es lo que realmente te da placer y cuáles son las variedades que más te gustan. ¿Estás decidida? Ahora solo te toca elegir con cuál te quedas…

Los mejores tips para usar un vibrador

Ahora que estamos decididas a darnos otra opción de placer, lo siguiente es saber cómo usar un vibrador para sacar partido a ese mundo de sensaciones que te espera detrás de la puerta. Como herramienta sexual sirve para todo tipo de situaciones y es que éste no solo pertenece a nuestro entorno privado (si es lo que quieres sí, eso es decisión de cada uno) sino que con el tiempo, también puedes usarlo en las relaciones íntimas de pareja. A continuación, para que estés al día, te dejamos con algunas verdades:

Objeto personal

Un vibrador es un accesorio personal y no se debe compartir y/o prestar a otro individuo. Si bien en la introducción hemos dicho que en un futuro quizás lo metamos en las relaciones de pareja, se trata precisamente de eso. Para que dos personas hagan uso del mismo juguete sexual deben contar con una confianza base o como mínimo llevar bastante tiempo el uno con el otro. De lo contrario, a fin de evitar toda enfermedad venérea, será mejor que lo tengamos para nosotros.

Medir la intensidad

¡No vayas con prisas! Si estás aprendiendo cómo usar un vibrador mejor que empecemos por el principio y vayamos jugando con esos niveles de intensidad tan distintos que tiene. Desde el más lento al más rápido (y no al revés) es lo que recomiendan los expertos además, un error garrafal es colocarlo directamente en el clítoris puesto que es la zona más sensible de nuestro cuerpo y usarlo así, de repente, puede que nos produzca más dolor que placer. ¿Qué tal si te lo pasas por todo el cuerpo?

Uso de lubricantes

Para una primera vez con nuestro vibrador el uso de lubricantes puede ser muy efectivo. En ocasiones, la presencia de un objeto extraño provoca cierta inquietud o nerviosismo y esto es precisamente lo que no nos tiene que preocupar. Con geles especializados para la salud sexual de la mujer (no cojamos cremas o aceites para masajes bajo ningún concepto) el deslizamiento por la vagina será mucho más práctico y cómodo. ¿No lo habías pensado?

Placer sin límites

Los vibradores no están hechos «solo para la vagina». Pasar tu juguete sexual por todo el cuerpo antes de la penetración es una buena forma de descubrir nuevas sensaciones sin que vayamos directamente a nuestro sexo. Los pezones, que son una zona de sensibilidad similar a la que tiene el clítoris, también se pueden estimular con este aparato y llevarte a un mundo de sensaciones únicos. ¿Por qué ibas a centrar toda la atención en una sola parte?

Controlar la ansiedad

A muchas mujeres que no llegan al orgasmo de forma manual se les enseña cómo usar un vibrador para que sirva de apoyo a la hora de conseguirlo pero esto no nos debe provocar ninguna ansiedad. No todas las mujeres ganan igual excitación, saben estimularse o simplemente no están pasando por una temporada en la que puedan relajarse. Sentirse bien, no tener prisas y disfrutar del recorrido hasta el clímax son la clave para descubrir toda la sensibilidad que guarda tu cuerpo.

Usar en pareja

Un vibrador vale tanto para el uso individual del que hemos hablado como para compartirlo con la pareja. Si bien antes hablamos de no compartir el aparato, cuando se trata de alguien que lleva mucho tiempo con nosotros y en el que confiamos plenamente, la cosa cambia bastante. A modo de incluir una nueva experiencia entre los dos, puede ser interesante que lo tengas presente para esos momentos íntimos con el otro/a. ¿Tienes idea del mundo de sensaciones que te esperan?

Variedad de vibradores

Si estamos aprendiendo cómo usar un vibrador lo mejor es empezar por el más básico pero una vez nos hayamos acostumbrado a ellos (en el caso de que te haya gustado la experiencia) podemos ampliar bastante el catálogo. Los juguetes sexuales tienen muchas formas, tamaños y velocidades que debemos probar para abrirnos todavía más mundo hacia ese placer que tanto nos gusta. Con cantidad de opciones en el mercado, si lo que quieres es darle energía a tu cuerpo puede que esta sea la manera perfecta.

Errores comunes en el uso de vibradores

El uso de un vibrador es toda una experiencia que, si bien está hecho para darnos placer, también puede que hacer que caigamos en el equívoco y no sepamos cuál es el camino por el que hay que tirar. Conocer qué cosas NO debes hacer con este aparato es fundamental para que nos lo pasamos en grande sin tener que preocuparnos por sufrir, sentir dolor o padecer una alteración. A continuación, para que estés al día con estos detalles, te dejamos con algunos puntos:

Uso anal

Los consoladores vaginales no son para el ano. En cualquier guía sexual que leas verás que no es recomendable cambiar de orificio para que el cuerpo disfrute de la experiencia. La anatomía de ambas partes del cuerpo es diferente y no debemos correr riesgos puesto que no serías la primera persona que acaba en urgencias por algo así. Existen vibradores anales muy divertidos y placenteros pueden darnos orgasmos espectaculares sin necesidad de ponernos en un compromiso. ¿Te animas a descubrirlos?

Cuidado con el agua

El agua puede ser muy peligrosa cuando estamos experimentando con nuestro nuevo aparato. Si quieres saber cómo usar un vibrador en la ducha, lo primero que debes mirar es que sea apto para ella ya que no siempre coincide. Leyendo las instrucciones o consultando con la persona que te lo ha vendido sabrás si esto es una posibilidad o puede tener consecuencias y es que en casos así, mejor no arriesgarse porque la variedad que tenemos hoy día es de lo más interesante.

Mal uso de vibradores con doble función

Existen vibradores con doble función que son una fuente adicional de placer muy atractiva. Hechos para el ano y la vagina de manera simultánea, son muchas las personas que primero lo introducen «por detrás» y después «por delante». Esto, lejos de ser saludable, no se recomienda bajo ningún concepto puesto que el riesgo de contraer infecciones e incluso ETS es bastante alto. Las bacterias que tiene el recto no son nada comparables con las de la vulva y una mezcla puede producirnos muchas incomodidades.

En definitiva, saber cómo usar un vibrador va mucho más allá de darnos placer o de vivir una nueva experiencia. Los juguetes sexuales se han hecho con el propósito de descubrir en nuestro cuerpo nuevas formas de llegar al orgasmo o de rozar el clímax pero ello no quiere decir que no tengamos que seguir una serie de indicaciones. El sexo seguro no solo es el que se practica con condón sino también estar informado sobre cuáles son las limitaciones con aquellos aparatos que hemos comprado. ¿Nos sigues?