Saltar al contenido

Como se pone la copa menstrual

Saber como se pone la copa menstrual se ha convertido en una de las consultas más habituales. Vendida como la perfecta alternativa a los tampones y/o compresas, de unos años hasta aquí el interés que ha despertado en las mujeres ha crecido mucho más. Sin dejar olor en la ropa ni tener que estar cambiándote cada dos por tres, nos encontramos ante un remedio que ha revolucionado a las nuevas generaciones pero que también sirve para las veteranas.

Cómo colocar la copa menstrual, paso a paso

La primera vez que nos ponemos a mirar cómo se pone la copa menstrual puede que nos liemos un poco y ni siquiera sepamos lo que se está haciendo pero por suerte contamos con muchas guías en Internet además de las instrucciones que vienen en el cajetín. Para las primerizas que están dudando si compararla o no, debemos decir que es algo cómodo, fácil de usar y por lo general, todas las chicas que la prueban no vuelven a las compresas. A continuación, te describimos el proceso paso a paso:

Esterilizar la copa

Esterilizar la copa menstrual es el paso previo que debemos realizar antes de ponernos manos a la obra. Aunque el accesorio venga envuelto y precintado dentro de una caja de cartón tenemos que asegurarnos de que no hay gérmenes o microbios relacionados. Calentando el vaso en una olla con agua hirviendo durante tres minutos conseguiremos el aclarado perfecto y ya no tendremos que temer por esas partículas que nos pueden jugar una mala pasada provocando infecciones.

Ajustar la copa a tu vagina

No todas las vaginas son iguales y por lo tanto, no todas las posiciones van a ser cómodas para las mujeres. Ajustar la copa a la forma que tiene tu vulva es el siguiente paso que debes seguir después de haber esterilizado su contenido. Elegir el tipo de doblez es algo que debes ver tú colocándote de las diferentes formas hasta dar con aquella que no te supone nada. Puedes intentarlo sentándote en el inodoro y abriendo las piernas o bien levantando una hacia el lavabo y desde aquí introducir el objeto.

Asegurar la copa

Una vez que hemos encontrado la posición y sabemos perfectamente cómo se pone la copa menstrual, llega el momento de asegurarla para que no se nos escape. Con una mano nos dirigimos hasta nuestro canal vaginal y ajustamos a la medida en la que nosotros nos encontramos más cómodas y nos sentimos como si «no tuviésemos nada dentro». Algunos ejemplares cuentan con aplicador por lo que este paso es mucho más sencillo que de forma manual. ¿Has mirado en la caja qué es lo que contiene?

Uso de doce horas

Colocar una copa menstrual no quiere decir que la vayamos a tener todo el día puesta. El cambio rutinario es necesario y debemos estar pendientes de las horas en las que tenemos que vaciar el contenido. Por lo general su uso se prolonga hasta un máximo de doce pero para las que están en los primeros meses del periodo (que es cuando se sangra más) no se recomienda pasar de las tres o cuatro horas. En cualquier caso, cada mujer es distinta y el uso se debe ajustar a las necesidades de cada una.

Vaciar la copa

El arte de saber cómo se pone la copa menstrual es que después podremos vaciar su contenido. Lejos de tener que estar cambiándonos de compresa a cada rato, resulta interesante que haya un método mediante el cual nos olvidemos de las gasas, del papel que solo podemos usar una vez y pasemos a una fórmula mucho más higiénica y barata. Aquí, solo con verter la sangre y los coágulos en el inodoro ya le estaremos dando el uso conveniente a nuestro nuevo instrumental. ¿Te atreves?

¿Y cómo se quita sin mancharte?

Una de las preguntas que se hacen todas las mujeres cuando hablamos de copa menstrual y el uso que debemos darle es cómo se quita sin que una se manche la ropa o la piel. Lejos de ser algo complicado, siguiendo las indicaciones del cajetín no correremos riesgo de echar a perder alguna prenda o tener que estar limpiando después las salpicaduras. Con todo a su favor, si no te gusta hacer uso de tampones o compresas aquí tienes una alternativa que te va a encantar.

La copa, que está diseñada para agregar máxima comodidad a la mujer que se la pone, no tiene por qué dejar rastro (ni tampoco causar nada de dolor) una vez que se retira pero puede que en el momento en que nos iniciamos esto no se controle. Con la práctica y haciendo uso de las instrucciones que hay en el cajetín o bien buscando una guía por Internet conseguiremos el objetivo y de muy rara forma nos vamos a echar la ropa interior a perder. ¿Lo has logrado tú ya?

¿Y si quedan manchas?

Lo ideal de saber cómo colocar la copa menstrual es que no queden manchas al retirarla pero, como ya hemos advertido, esto no tiene por qué ser así sobre todo si no sabemos bien qué estamos haciendo. En el caso de que ocurra lo más sencillo es agregar una cucharada de bicarbonato de sodio al agua en el que vamos a desinfectar el instrumental y ya tendremos la solución a un «problema» recurrente que se da en miles de mujeres con esto.

Por otro lado, si llevas una temporada con la copa pero tiene apariencia sucia no es necesario que la cambies. Colocándola en agua oxigenada diez volúmenes pura, durante seis u ocho horas y enjuagando el contenido al final lograremos que esté casi como el primer día y ahora ni siquiera habremos notado que una vez estaba deplorada y tú quisiste deshacerte de ella para comprar otra igual. Sabiendo cuidar las cosas te aseguramos que te durarán más de lo que imaginas.

¿Y si se cae al inodoro?

¡No eres la primera! A muchas mujeres se les ha caído la copa menstrual al inodoro y no pasa absolutamente nada. Si te ha pasado esto y quieres salir del apuro, después de recogerla, tienes que saber desinfectarla para que la puedas usar de nuevo sin problemas. En ese cazo donde sueles enjugarla para el cambio, pones agua con lejía durante 15 o 20 minutos. Cuando haya pasado este tiempo coges un nuevo recipiente con un poco de agua oxigenada diez volúmenes pura (es importante que cubra toda la copa) y la dejas en remojo unas siete u ocho horas antes del siguiente uso.

La desinfección de la copa menstrual cuando se ha caído al váter es fundamental puesto que aquí están todos los gérmenes y sustancias nocivas nada recomendables para nuestro cuerpo. El instrumental debe quedar bien esterilizado para que cualquier mujer se la ponga sin miedo a coger ninguna infección. Aunque el proceso es sencillo, si crees que no ha quedado del todo bien o simplemente no te convence el remedio te invitamos a comprar una nueva. La integridad de tu vagina es lo fundamental.