Saltar al contenido

Relación Abierta: Consejos para que sea un éxito

abril 21, 2022
chica con dos chicos en relación abierta
chico y chica desayunado

Como seguro que ya sabes, la monogamia es un producto cultural y, según sea la sociedad en la que se vive, se percibe de diferente manera las relaciones de pareja. A pesar de que, en nuestra cultura, durante muchos siglos, imperó la monogamia como única forma de conseguir el amor, no podemos quedarnos aquí. La sociedad cambia con el tiempo y no es extraño hablar hoy en día de la relación abierta de pareja.

Las relaciones abiertas se han convertido en un tipo de relación que puede ser igual de sana y satisfactoria que una monogámica. Eso sí, el hecho de que siga siendo una minoría hace que no conozcamos muchos sobre estas relaciones. Por eso, te vamos a contar los consejos para que una relación abierta sea un éxito.

¿Qué son las relaciones abiertas?

No todas las relaciones son convencionales o monogámicas. Existen muchos más tipos, entre ellas las relaciones abiertas.

Este tipo de relaciones destacan porque los integrantes de la relación no consideran que la monogamia sea necesaria para conseguir una relación de pareja estable y sana, por lo que, usando un pacto común, establecen la posibilidad de mantener relaciones con otras personas.

Pueden ir desde relaciones sexuales esporádicas hasta vínculos sentimentales más profundos y estables. Y, dentro de esta categoría estaría la poligamia, anarquía relacional o la monogamia temporal.

Tomar la iniciativa de una relación abierta pasa por realizar un proceso de cambio de mentalidad y perspectiva sobre cómo vivir las relaciones, ya sean sexuales o emocionales.

Por muy convencidos que estemos, hay que indicar que a muchos no les resulta un proceso fácil, por lo que es necesario seguir una serie de consejos y sugerencias para conseguir una relación abierta de forma positiva y sana.

pareja feliz en una relación abierta

Razones por las que tener una relación abierta

Si todavía no crees en lo bueno de las relaciones abiertas o si te lo estás planteando, te exponemos algunas razones por las que tener una relación abierta es una buena opción.

Una sola persona no puede cumplir todas las expectativas

Muchas de las decepciones en el amor proceden de que creamos demasiadas expectativas en las otras personas y sentimos que terminan fallándonos. La realidad es que no es culpa de la otra parte, sino la nuestra.

Por eso, existen muchos riesgos de terminar mal con una pareja estable. Aunque, si tienes varias personas, cada una podrá proporcionarte la satisfacción en pareja que estás buscando, ya esa en términos sexuales o no. Es decir, una persona puede entenderte bien sexualmente, pero la otra te llena a nivel intelectual, por ejemplo.

Mayor libertad y no rendir cuentas a nadie

Si se han puesto los límites y las cosas claras desde un principio, no existe lugar para la infidelidad. Si una noche saliste de fiesta y decidiste tener una relación íntima con otra persona que apenas conoces, no pasará nada. No aparecerá el sentimiento de culpa y podrás contarlo con honestidad a tu pareja.

Apenas hay sentimientos involucrados

No es necesario involucrarse demasiado con otras personas, después de todo tenemos ya a alguien para entregarnos por completo. Pero, en caso de sentir algo fuerte y profundo por alguien más, aparte de nuestra pareja, es importante que hablemos con quien ya tenemos una relación abierta y explicarle lo que está pasando, sin complicaciones.

No hay motivos para los celos

Si, desde un comienzo existe el acuerdo de una relación abierta y sus límites, de forma automática desaparece el sentido de pertenencia y egoísmo por la otra persona. Esto hace que los celos desaparezcan por completo.

Tenemos que recordar que nadie es de nuestra propiedad y que cada persona puede ser libre de estar con quien quiera, por lo que carece de sentido ser posesivo en las relaciones abiertas.

Espacio para uno mismo

Tener una relación abierta también supone disponer de un mayor espacio para uno mismo. Una pareja puede llegar a absorber mucho tiempo e impide el crecimiento personal en muchas ocasiones. Por eso, ambos tendrán más tiempo para ver a sus amigos, familiares y alcanzar sus propias metas.

No existe el aburrimiento

La rutina es una de las peores cosas que puede suceder a una pareja, sobre todo si es monogámica. En una relación abierta, existe la posibilidad de experimentar la adrenalina y mantener una relación íntima con alguien distinto siempre que se necesite.

Además, te ayudará a conocerte a ti mismo y, con una única pareja, se alcanzaría la rutina de forma más rápida y será más complicado salir de la zona de confort.

Normas y límites en una relación abierta

Consejos para disfrutar de una relación abierta

Siguiendo estos consejos, podrás encontrar qué factores son los esenciales para conseguir disfrutar de una relación abierta, así como los errores que no se han de cometer si queremos que la experiencia funcione.

Partir de una relación sana

Pera comenzar esta nueva etapa de la relación es importante que la pareja tenga un vínculo fuerte para conseguir que todo funcione bien y exista una confianza plena en el otro, así como seguridad por parte de ambos integrantes.

No tiene que ser siempre así, pero una pareja que funciona bien tendrá más éxito en una relación abierta que otra donde no exista un mínimo de confianza y bienestar. Así mismo, nunca será buena opción abrir una relación si ya hay situación de crisis o separación, ya que aumentarán las frustraciones y desconfianzas.

No hacerlo por obligación

Si uno de los componentes de la pareja quiere pasar al nivel de relación abierta, el otro no tiene por qué aceptar por compromiso o miedo a que la relación se termine si no se acepta. La finalidad es buscar aumentar el bienestar en la pareja y hacer más felices a los dos; por lo que, si no se está convencido o se realiza por obligación, es mejor hablarlo con la pareja.

Lo primero para que este tipo de relaciones alga bien es que los dos lo deseen sinceramente y quieran hacerlo. De lo contrario, lo que se conseguirá es reducir el bienestar de la pareja y que esta termine por romperse.

Normas y límites

Como en toda relación, es conveniente que la pareja llegue a un consenso sobre lo que está o no permitido. Establecer normas y límites llega a evitar malos entendidos y confusiones, así como conseguir mayor confianza y seguridad.

Es recomendable discutir las normas tranquilamente y que se queden reflejadas en algún lugar para evitar confrontaciones innecesarias en el futuro.

También hay que recordar que toda norma es importante cumplirla, ya que sino estaríamos cayendo en el engaño. Bien es cierto que las normas pueden ser flexibles y se pueden modificar para ajustarse mejor a la necesidad de relación.

Ser comunicativos

La comunicación es esencial para mantener cualquier tipo de pareja. Expresar las necesidades, pensamientos, ideas y emociones de forma honesta y sincera es esencial para garantizar el futuro de la relación. De igual modo, practicar la escucha activa hacia el otro cuando intente comunicarse.

Aparentar, disimular y engañar al otro, aunque sea para no hacer daño, no es buena idea, puesto que tarde o temprano todo sale a la luz y llevará al fracaso la relación.

Olvidarse de los celos

No tiene sentido sentir celos en una relación de pareja abierta. Eso es así, ya que ambos o uno de los miembros de la pareja tiene el permiso para practicar relaciones íntimas con otra persona, ya sea sexuales o afectivas.

Si ambos son sinceros y cumplen las normas que establecieron en su momento, no tiene que aparecer la desconfianza. Pero, si tememos que esas relaciones fuera de la pareja terminen en sentimientos de amor fuerte, es bueno que sepamos que las parejas abiertas bien establecidas tienen más posibilidades de éxito que las parejas tradicionales.

La sinceridad como base

La sinceridad es la mejor base para practicar tanto con la pareja como con aquellas personas con las que se mantienen las relaciones fuera de la pareja oficial. De lo contrario, sería injusto para la tercera persona no saber en qué situación está la relación.

Es importante que esta persona sepa que hay una relación principal y ciertas normas, para decidir si quiere continuar o no. De lo contrario, se puede hacer daño por desconocimiento y aparecer conflictos que afecten a la pareja principal.

Tener tiempo para la pareja

Finalmente, es igual de importante pasar tiempo con la pareja a pesar de pasar tiempo con otras personas, ya que podría suponer un descuido en la relación de pareja. Para mantener una relación abierta es necesario cuidar y proteger la relación a diario.

Finalmente, una relación abierta de pareja produce muchos beneficios a todos los niveles. Así que, si te estás plantando este tipo de relaciones, ya tienes toda la información que necesitas para que tenga éxito.